ArteBa. Al son de mi tarjeta sube










Gracias totales a la curadora Claudia del Rio
y a los colaboradores de dos ventanas del colectivo: Pia Persia y Alfonso Piantinia



5 de junio de 2013

Lucio

Se fue un amigo,
un hombre al que amé
un gran artista
un compañero de viaje
una bella persona.
El mejor chateador de skype, ever.
Un valor de los vidrios y la música
¡Qué bendición nuestra despedida, gracias!
Me habilita
a reír
en medio del dolor
los dos con anteojos de sol*
Ya sé,
importa más tu bondad y lo que nos dejaste pero
hoy estoy golpeada y triste,
lo que se dice rota.

Ahora te ibas a tomar
un tiempo para que decantara algo nuevo
que querías hacer con tu vida
y con tu obra.
Atento y sabio al aceptar
no saber qué se venía.
"Descansá tus brains" me sugeriste
"Un brain tengo que yo sepa, sí...",
"Si tuvieras uno solo
serías modelo", me dijiste.
Ahhh! quiero que alguien me pase
tu última canción
de los anillos de Saturno
y el cosmos.
¡Que me devuelvan tu sonrisa
pícara al recitar esa letra pop!
¡Te ví tan bien!
"A los amigos hay que despedirlos con alegría"
me preparabas cuando se murió Luz,
bancanos, nos va a costar eso.

Ahora no vamos a ir juntos a ver
tu muestra con ecos de Aizemberg
ese ataúd rojo que arreglaste
con paciencia, con fuerza.
No quiero verte en un ataúd
de los de madera,
de los oscuros, de los que se llevan
los cuerpos amados, cansados,
a otra parte. 

Aunque vos dijeras 
que la muerte también
es un regalo.

Podíamos decirnos cualquier cosa,
hablábamos con libertad.
“Como venís, soy yo
tu acompañante terapéutico”
me escribiste ayer.
“Hola genio. Vengo re bien hoy, dando clases.”
(Te lo dije en vida! Genio!)

Como si hubiera sido
el vino tinto
que tomamos antes de ayer
lo que me emocionó tanto
al abrazarnos
en la despedida,
te pregunté
“que me diste con ese vino?”
“amor” me contestaste.

Gozábamos de la inmunidad
que se regalan las almas que
vienen en gran parte
a aprender a cuidarse
ante un espejo gracioso,
que a veces ladra.
Como hoy, que no sé dónde estás.
¡Qué hermoso que fue conocerte,
amigo querido!
¡Qué tipo tan generoso!
Gracias a Dios
que
nos dijimos
cosas esenciales
de amistad
que
nos apoyamos
reímos
y compartimos
tus canciones
en el giro
hacia el bienestar
*en el fondo del mar.
Que suerte que supiste
siempre que estoy con vos
que tu espíritu
lo sabe y se abrió al mío.
Fue un placer,
un honor, Lucio
Dorr
Te quiero


Isabel  Peña